Tal como sugiere el dicho “nunca ponemos todos los huevos en una misma canasta”, lo que significa que controlamos y manejamos el riesgo dividiendo nuestra producción y nuestra inversión entre diferentes regiones y cultivos, sacando ventaja de sus diferentes ciclos de producción.

Al aplicar esa política, logramos superar cualquier contratiempo que surja durante el proceso de producción, debido a factores climáticos o incluso políticos o económicos, También nos asegura condiciones óptimas de flujo de caja, a salvo de efectos estacionales.