Consideramos que el conocimiento es nuestro activo más valioso. No hay nada más estimulante que saber que uno puede convertirse en artífice de su propio destino.

En agricultura, por ejemplo se puede sembrar sin poseer una proción de tierra pero no se puede hacerlo sin saber cómo sembrar. Y nosotros sabemos cómo.

Hace ya 25 años inauguramos una nueva manera de hacer las cosas que nos condujo hasta aquí: aplicar conocimiento a la agricultura. Hoy, somos el segundo productor de Sudamérica. Mucha gente comenzó a sembrar cuando nosotros empezamos pero pocos llegaron tan lejos.

El conocimiento fue nuestra ventaja competitiva y comparativa. Pero todavia nos queda mucho por aprender.

Somos parte de la Sociedad del Conocimiento, y somos proactivos. La educación y la capacitación son vitales para nosotros. No hay ninguna otra manera de anticipar y adaptarse a un mundo dinámico y circunstancias cambiantes. Es por eso que promovemos la creación y el intercambio de conocimiento entre todos los miembros de nuestra organización. Es la única manera de aprender.

Y aprender es la única manera de crecer. Queremos que todos los miembros de nuestra red aprendan y nos enseñen. Queremos que crezcan y nosotros crecer con ellos.